Universidad de Talca se suma a tomas feministas tras denuncia de acoso contra profesor de Derecho

Universidad de Talca se suma a tomas feministas tras denuncia de acoso contra profesor de Derecho

0
0

Durante la noche del pasado jueves, un grupo de estudiantes se tomó la Universidad de Talca, en la región del Maule, sumándose a la veintena de planteles de la educación superior que se mantienen movilizados en contra del acoso, el abuso sexual y el encubrimiento de las instituciones.

En particular, en la zona, las acusaciones apuntan a un docente de la Facultad de derecho, tras la denuncia realizada por una alumna. Sin embargo, las estudiantes aseguraron estar motivadas por “las conductas machistas y sexistas que históricamente se han visto en la facultad y en esta institución en general, conductas que no estamos dispuestos a seguir tolerando”.

A un mes de la primera toma feminista en la Universidad Austral, las movilizaciones han ido creciendo y las universitarias mostrarán una vez más la fuerza que han llegado a acumular en una nueva marcha programada para el próximo 6 de junio.

La toma comenzó con una ocupación de la Facultad de Derecho de la universidad, que provocó una asamblea durante la tarde en donde las y los estudiantes decidieron realizar la toma de todo el campus Lircay. Durante la mañana, los mismos habían interrumpido un seminario en la casa de estudios, con presencia del presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito.

“Cabe la posibilidad de que hayan más casos”
En declaraciones a Diario El Centro, la ex presidenta de la Federación de Estudiantes de la U. de Talca, Eliana Adams, explicó que “los hechos ocurrieron desde el año pasado hasta enero. La compañera decidió no renunciar, una por el protocolo, las críticas que le tenemos. No le da protección a la víctima, no les da un debido proceso. Y decidió hacerlo público hoy porque cabe la posibilidad de que hayan más casos, y quiso hablar para darle valentía a otras compañeras a que también lo hagan”.

La estudiante aseguró que su compañera fue acosada por Whatsapp, con mensajes a altas horas de la noche. Además, señaló que el mismo día en que la denuncia fue conocida formalmente en el plantel, el profesor en cuestión presentó su renuncia a la Facultad de Derecho, lo que provoca un nuevo conflicto.

“No podemos dejar que él renuncie y se vaya sin algún tipo de sanción. Entonces lo que exigimos dentro del petitorio es que no se le acepte la renuncia, que se le abra un sumario y se le sancione. Si no no va a quedar registro de lo que él hizo y va a poder hacer clases en otra parte”, adelantó la ex dirigenta.

Uno de los reparos de los universitarios respecto al protocolo con el que cuenta la institución para abordar estos casos es que el rector sea juez y parte del proceso, ya que sería el encargado de decidir la sanción.

En este sentido, proponen la creación de un organismo autónomo que reciba las denuncias y cuente con profesionales especializados en el tema, que otorguen protección a la víctima y aseguren un debido proceso. Por ahora, la primera movilización de esta índole en la región del Maule sigue en pie.

“Ddecidí denunciar porque de verdad no soy la única, hace poco el profesor tuvo una instancia de acoso con una compañera mía y hay testimonios, que espero algún día salgan a la luz sobre su comportamiento. Ojalá cada compañera que ha pasado por lo mismo o peor, tenga la decisión de hacerlo público y puedan tomar todas las medidas correspondientes contra él”, consignó la estudiante que hizo la acusación contra el docente.

Esta es la denuncia por acoso sexual realizada por una estudiante y la postura de la FEUTAL:

DENUNCIA POR ACOSO
Yo fui alumna en el primer semestre de mi primer año de universidad del profesor Alberto Olivares Gallardo en el curso de “derecho político, teoría del Estado y la Constitución”, en la segunda evaluación obtuve la mejor calificación de la clase, siendo esto motivo para que él me invitara a participar en un grupo de investigación que dirigía junto a dos compañeros más de la clase, una vez siendo partícipe del proyecto de investigación, el profesor nos unió a un grupo de whatsapp para poder hablar sobre el proyecto, pero el comenzó a hablarme de forma privada a mi whatsapp. En ese entonces me hablaba para preguntarme ¿que tal mi dia? ¿como estaba? o para pedirme ayuda para que yo le revisara artículos en que él estaba trabajando, utilizaba excusas para hablarme, me pedía que avisara que llegaría tarde a clases, y así otras cosas, pero a medida que el tiempo fue pasando, el tono en el que se refirió a mi cambió, me comenzó a hablar a altas horas de la noche, 2:00 o 3:00 de la mañana para saber qué estaba haciendo, y me parecía extraño pero yo le respondía por una cosa de respeto, él en persona hablaba conmigo y siempre me elogió bastante, incluso en un trabajo del curso de derecho constitucional fue a evaluar nuestra disertación y luego nos invitó a comer y tomar un café, siempre fue muy amigable conmigo, y yo sentía que era por la valoración académica, pero las conversaciones por whatsapp se fueron poniendo raras, el me mandaba fotos de sus platos de comida o cuando estaba manejando, y luego me empezó a decir que nuestras conversaciones podrían generar problemas con mi pololo, eso ya me parecía extraño y yo no sabía qué decirle y cuando me demoraba en responder el comenzaba a ponerse nervioso, me enviaba mensajes para que le respondiera, incluso me pidió que borrara nuestras conversaciones cada vez que terminemos de hablar porque el “novio celoso” era una amenaza y ¿amenaza para que si no estaba pasando nada malo según yo? bueno como me pidió que borrara los pantallazos y le mostrara que los había borrado, yo, ya habiendo encontrado esto raro, a medida que borraba las conversaciones las iba guardando, porque tenía miedo que en el examen de grado o en el examen del curso tomara represalias conmigo y es por eso que solo conserve algunos pantallazos, pero también me dijo otras cosas. Una noche me preguntó qué estaba haciendo, yo le dije que estudiando, él me pidió que le mandara una foto, lo cual encontré raro y le mande una foto de mi escritorio en donde aparecían mis apuntes y los destacadores y yo no me veía, pero él me respondió que le mandara una foto mía, en donde yo me viera y yo el dije que no porque estaba en pijama y tenía la cara con ojeras, y cada vez que hablábamos me preguntaba si borraba las conversaciones o si mi pololo sabía que hablábamos y recalcaba que el pololo celoso era peligroso.
En el examen final (oral), hizo algo muy raro, pues a todos les hizo dos preguntas, y a mi, a medida que avanzaba mi interrogación, me hizo 4 preguntas y me evaluó con una nota que yo no me merecía, claro que era favorable para mi, pero en ese entonces mi novio y un amigo estaban al tanto de la situación y se dieron cuenta de que el tuvo una gran preferencia al momento de evaluarme específicamente a mi, y sabían el porqué. una vez que termine el ramo con él, decidí no volver a tener comunicaciones con el, y opte por no responder más a sus mensajes y no responder nada que tuviera que ver con el proyecto de investigación, y el me comenzó a escribir muchos mensajes, los que yo ni siquiera era capaz de abrir, creo que por desesperación, comenzó a llamarme varias veces seguidas llegaba a tener hasta 4 o más llamadas perdidas de él de forma consecutiva e insistente que yo no era capaz de ni responder ni de cortar, simplemente dejaba que se terminaran solas, y también le pidió a mis compañeros del proyecto de investigación que preguntaran por mi, pero yo tampoco les respondía. Al pasar los meses de vacaciones y al entrar en marzo a clases decidieron sacarme del grupo de whatsapp y desde ahí no supe nada mas de el, y ahora intento esquivarlo en los pasillos de la universidad porque soy cobarde, porque no sabría que decirle al estar sola con el y si estoy haciendo esto ahora es porque no soy la primera que ha tenido problemas con el profesor, y a futuro pueden ocurrir cosas incluso peores, lo mio no llego a un caso más grave porque me di cuenta antes de lo que estaba pasando y decidí alejarme, pero otras quizás no sabrían qué hacer con la situación. Además existe el miedo latente a enfrentar a una autoridad, a un profesor y abogado con poder siendo nosotras unas simples estudiantes. También decidí denunciar porque de verdad no soy la única, hace poco el profesor tuvo una instancia de acoso con una compañera mía y hay testimonios, que espero algún día salgan a la luz sobre su comportamiento. Ojalá cada compañera que ha pasado por lo mismo o peor, tenga la decisión de hacerlo público y puedan tomar todas las medidas correspondientes contra el.

FEUTAL – Federación de estudiantes Universidad de Talca

Comunidad universitaria:

El día de hoy se convocó a una Asamblea General de Estudiantes de carácter resolutivo en el auditorio de Medicina. Debido a la masividad en la concurrencia a la instancia, tuvo que ser trasladada al Aula Magna del Edificio Bicentenario, no obstante, la Universidad nos negó dicho espacio por lo que debimos trasladarla al patio de ing. Forestal.

Por un voto notablemente mayoritario, NUESTRA UNIVERSIDAD SE ENCUENTRA EN TOMA POR UNA EDUCACIÓN NO SEXISTA, hasta que se cumplan cada uno de los puntos del petitorio que serán presentados de manera formal a las autoridades el día de mañana en el Consejo Académico.

La TOMA quedara sujeta a ratificación plebiscitaria, que se realizará los días lunes 3 y martes 4 de junio.
Solo los y las estudiantes, podrán hacer ingreso a la toma presentando su tarjeta universitaria estudiantil para efectos de ejercer su VOTO y participar de las actividades que se informaran posteriormente.

Contra la violencia machista, Educación no sexista!

Estudiantes de la Universidad de Talca cortaron el tránsito en protesta por acosos sexuales

Los estudiantes de la Universidad de Talca (UTAL) interrumpieron el tránsito en la Avenida Lircay, a eso de las 8.30 horas, durante unos 15 minutos, hasta que llegó Carabineros y disolvió la concentración.

La protesta se produjo por las denuncias de acoso sexual al interior del plantel, un día después de que los estudiantes realizaran una “funa” en un seminario académico, para pedir la salida de un académico de la carrera de Derecho, quien fue acusado por una alumna de realizar actos de acoso sexual.

Esta mañana la integrante de la Federación de Estudiantes de la UTAL, (FEUTAL), Paola Corvalán, confirmó que el profesor denunciado (Alberto Olivares), presentó su renuncia, “que esperamos no sea aceptada para que sea sumariado e investigado tanto en la universidad como en tribunales”, dijo.

La dirigenta agregó que el académico “tiene antecedentes por lo mismo en la Universidad Católica de Temuco, que estamos recavando”. Corvalán manifestó “que hay un listado que estamos elaborando y en donde hay profesores que ocupan importantes cargos públicos y queremos que la comunidad los identifique”.

Se espera que durante la mañana se realice un punto de prensa y otra acción de intervención con la comunidad.

Deja un comentario